La alegría de Pascua unida a la tristeza...

Queridas Hermanas y partners en misión:  

 

Deseo expresar, de todo corazón, mi cercanía a la comunidad cristiana de Sri Lanka, herida mientras se encontraba reunida en oración, y a todas las víctimas de tan horrible violencia.

 

Múltiples explosiones han derribado Iglesias y hoteles en Sri Lanka, matando a más de 200 personas el día de Pascua en esta isla de Asia Meridional. El número de muertos aumentará sin duda. Hay más de 400 heridos en el peor ataque desde el final de la guerra civil, hace 10 años.

 

Por lo menos 75 personas murieron en los ataques a la iglesia católica de San Sebastián, en Katuwapitiya, en la parte norteña de la capital Colombo, y en una iglesia evangélica en Batticaloa, en la provincia oriental, según informa Reuters.

 

Nos entristece enormemente poner en su conocimiento que el cuñado de la hermana Gracia Fernando perdió la vida en uno de los ataques. Con otros miembros de la familia estaba atendiendo la liturgia pascual cuando las bombas explosionaron en la iglesia. Su familia lo llevó a la ambulancia fuera de la iglesia, pero ya había fallecido. Lo ocurrido es angustioso para todos y especialmente por la Hermana Gratia que está tan lejos ahora, al ser miembro de la comunidad del Generalato.

 

Agradecemos el que hasta este momento sabemos que ninguna de nuestras hermanas ha sido herida. Y sabemos que muchas están ayudando en el hospital.

 

Esto ha sido un choque muy fuerte para nuestras hermanas ya que el país llevaba 10 años de vivir en paz después de muchos años de guerra. No pueden entender el porqué de estos ataques ya que la comunidad cristiana es considerada como un colectivo que está ayudando a sanar la división entre las diversas religiones.

 

Les pedimos que recen por los fallecidos, las personas heridas y sus familias. Y también por quienes atacaron a personas inocentes que se encontraban celebrando la Pascua. ¡Ojalá Dios toque sus corazones!

Los/las tendremos informados/as. Gracias por sus oraciones y su apoyo.   

 

Unidas en la misión,

Ellen Kelly

Animadora Congregacional